Usos de los cristales y las gemas | Bienestar físico, energético y emocional

La utilización de los cristales como métodos de ayuda para el bienestar del ser humano, se remonta a épocas tan antiguas como las explicadas en los libros sobre la Ley del Uno, que recogen la información

La utilización de los cristales como métodos de ayuda para el bienestar del ser humano, se remonta a épocas tan antiguas como las explicadas en los libros sobre la Ley del Uno, que recogen la información recibida por los canalizadores Carla Rueckert, Don Elkins y Jim McCarty en la década de 1980. Ra se presentó como una entidad de conciencia colectiva. En las canalizaciones transmitieron cómo se entregó en este planeta Tierra el conocimiento sobre el uso de los cristales para sanar la mente, el cuerpo y el espíritu. Numerosos estudios y registros surgieron a partir de entonces, la época de Atlantis.

Por este y otros motivos, el mineral se ha considerado desde tiempos ancestrales como un ser vivo con conciencia propia. Se ha comprobado que recibe modificaciones en su estructura al ser afectado por el entorno en el que se encuentre. 

Los minerales y las gemas se pueden limpiar, cargar y programar. La estructura que los materializa les permite acumular energía y actuar como transportadores de flujo vital, presente en elementos intangibles. Son estructura realmente sensibles a los cambios de temperatura y detectan cargas energéticas viéndose afectada su composición.

En el libro La ley del Uno, la entidad colectiva denominada Ra refiere cómo las piedras de las pirámides están vivas, clarificando cual es el nivel de conciencia en el que se encuentran, el primero.

Se alude a cómo los cuerpos pueden comunicarse unos con otros ayudados por la intención del pensamiento, y este actúa como si fuera un transformador que conecta con diferentes niveles de entendimiento o conciencia.

El concepto es similar a la suposición de que el pensamiento tiene la capacidad de actuar como un transformador de corriente que modifica la sustancia que atraviesa la estructura cósmica para convertir la Realidad a una apariencia que encaje en los patrones mentales de quien observa. De esta manera acepta parte de la información de esa Realidad, construyendo una versión suya. Este es el argumento que se ha utilizado a menudo por diferentes filosofías para defender que la percepción, al ser subjetiva, es ilusoria. La mente del ser decodifica y adapta una información a su propio estado de conciencia, el que este puede entender.

Los minerales encierran energía, que se califica como inteligencia. 

La conciencia colectiva Ra afirma que con la purificación del cuerpo se puede conseguir cualquier cosa, y pone el ejemplo de que sería posible mover una montaña, si los individuos consiguen ser uno con el infinito.

El Dr. Jacobo Grinberg explicaba un concepto similar en su teoría sintérgica que se asemeja a esta idea de las capacidades que el ser humano puede desarrollar para alterar la realidad que percibe. Con esta teoría, Grinberg intentó dar una explicación sobre cómo era posible la materialización de la energía de la nada. El Dr. Jacobo Grinberg colaboró junto a algunos chamanes de Mexico en varias operaciones a personas con diferentes dolencias. Después de aquellas experiencias, pudo dar testimonio de cómo habían sido capaces chamanas como Pachita, de materializar órganos vitales, que aparentemente surgían de una dimensión intangible. Así desarrolló los conceptos de Lattice para referirse a la estructura por la que todo está siendo sostenido no solo en nuestro universo, por afinidad de forma o patrón, también en el multiverso.

La cristaloterapia y la gemoterapia son prácticas que se basan en el uso de cristales y piedras preciosas para promover el bienestar físico, emocional y espiritual. 

Tanto la cristaloterapia como la gemoterapia pueden proporcionar una serie de ventajas para la salud y el bienestar. Suelen diferenciarse en el origen de los minerales y su talla, siendo cristales en bruto y piedras semipreciosas, el caso de la cristaloterapia. La gemoterapia se asocia a piedras preciosas, generalmente talladas a mano.

Las terapias con gemas son muy conocidas y gozan de prestigio

Esto se debe, en parte, a su elevado coste. Los beneficios que pueden aportar estos tratamientos con gemas o cristales son desde la reducción del estrés o la ansiedad, la mejora del equilibrio emocional, pues muchas de ellas promueven la claridad mental, reducen la tensión muscular, aliviando de esta manera dolores físicos y estimulando el sistema inmunológico. Por todos estos beneficios y muchos otros es una consecuencia a veces sentir una elevación de la concentración y de la atención. Todo esto puede desembocar en la aceleración la recuperación de la salud, que activa sus mecanismos de autosanación.

Sugerencias de uso, carga y limpieza de tus minerales

Antes de usar un cristal o gema, es aconsejable limpiarlo para eliminar cualquier energía negativa que pueda haber acumulado. Algunas piedras son aptas para ser lavadas dejando pasar el flujo de agua del grifo a través de ellas visualizando la limpieza energética. No obstante, debes comprobar la dureza del mineral en la escala de Mohs para asegurarte de que acepta este tipo de procedimiento. Hay minerales como la amatista y la selenita que no se deben limpiar con agua. Otros los podrás dejar en agua con sal durante unas horas y después cargarlos exponiéndolos al sol o a la luz de la luna. Este último método es especialmente utilizado para la selenita.

Programación: Como ya te he comentado en otros artículos como el anterior, en el que te hablaba sobre las leyes herméticas, si aceptamos el primer principio que afirma que todo es mente, no es de extrañar que la intención de un emisor a un receptor, en este caso el mineral, un ser de conciencia de primer nivel, imprima una especie de código de información en ese ser viviente. Esto se puede hacer sosteniéndolo en tus manos y visualizando la energía que deseas infundir en él.

Colocación: Puedes colocar los cristales y gemas en diferentes partes del cuerpo o alrededor del espacio donde estés para aprovechar sus propiedades terapéuticas. La amatista es muy utilizada para zonas de descanso, colocándola habitualmente en la mesita de noche para favorecer un sueño reparador. Otro tip que funciona muy bien con esta piedra es utilizarla con una selenita. Puede ser una base, barra o esfera. También la encontrarás en formas armoniosas como las de corazón o con símbolos de geometría sagrada. La selenita amplifica las propiedades de la amatista.

Meditación y visualización: Durante la meditación puedes sostener un cristal o gema para ayudarte a profundizar en tu práctica y facilitar la conexión con tu yo interno. Puedes visualizar la energía del cristal llenando todo tu ser con energía de sanación y claridad.

Autor

Deja una respuesta