La eficacia terapéutica de la aromaterapia ha sido comprobada ampliamente durante los milenios de historia que se le conocen.

A esta ciencia se le han atribuido en el pasado innumerables propiedades y beneficios para la salud física y espiritual.

Algunas de sus ventajas más importantes son el método de aplicación, ya que utiliza técnicas no invasivas y, además, su uso no tiene efectos secundarios.

Photo by Monstera on Pexels.com

Ya en el neolítico se prensaban plantas. Empezó a ser una práctica habitual a partir del momento en el que el ser humano dejó de ser nómada.

Mª Rosa Fiszbein – aromaterapia

burning candles in old palace with arched ceiling

Las plantas aromáticas se utilizaban en rituales.

De las intenciones más comunes, eran las de contactar con deidades.

Se creía que ayudaban a conectar a la persona con la naturaleza y esta expansión podría hacerle alcanzar una comunión con el universo. 

Origen de la aromaterapia

Se sabe que en la prehistoria los habitantes del planeta quemaban hierbas y maderas para avivar el fuego, y los antropólogos coinciden en que es probable que descubrieran que las materias que quemaban tenían olores agradables y efectos sobre su bienestar.

Muchas tribus y pueblos en la antigüedad utilizaban los aromas de las hierbas para aspirarlos en sus rituales y conectar con la divinidad, alterando su estado mental para expandir su espíritu.

Ya en Egipto se encontraron clasificaciones de flores y hierbas. Aunque no se sabe si conocían la técnica de la destilación, utilizaban aceites y esencias balsámicas, Ungüentos de intensos perfumes o resinas diluidas en alcoholes, alguno de ellos era vino.

ancient column corridor
Photo by Roxanne Shewchuk on Pexels.com

Se cree que calentaban a fuego lento las hierbas con aceites. En ruinas de templos egipcios se han encontrado grabados con la descripción de la técnica de extracción de sustancias de flores y restos de incienso del siglo XVI a.C. Se atribuía al incienso la función de alimentar a los dioses.

También en Egipto se utilizaban la esencia de incienso como homenajes al sol y la mirra para la Luna.

Los aromas de las maderas de cedro, cilantro y mirra se utilizaban para momificar. Se ha demostrado que las momias mejor conservadas han sido aquellas en las que utilizaron mayor variedad de aceites, los cuales también usaron en cosméticos para rejuvenecer o retrasar el envejecimiento.

Los usos médicos de la mirra se aplicaban para aliviar inflamaciones. De las maderas de cedro extraían la esencia que les servia para momificar. También utilizaban el cilantro o la mirra.

La palabra Mesias viene del vocablo hebreo Mashiaj que significa ungido. Esta acción consistía en frotar con aceites aromáticos el cuerpo para purificarlo.

NOVENO CHAKRA | CUERPO EMOCIONAL

Este aceite ayuda a sanar las emociones almacenadas en el inconsciente no procesadas, como el miedo, el resentimiento y la soledad.
La tensión y el dolor físico son a veces el resultado del bombardeo que sobre la primera capa del aura realizan las emociones que residen en este nivel.
Este aceite ayuda a calmar en casos de miedo, tensión, sueños obsesivos o pesadillas. Es un aceite moderador y a la vez estimulante.
se ha utilizado para mejorar el aspecto de las cicatrices y acelerar la curación de heridas, las inflamaciones y úlceras cutáneas. También para afecciones de aparato respiratorio y para fortalecer el sistema inmunológico.
Combate el estrés o la fatiga mental. Purifica el aire y ahuyenta los gérmenes.

Comercio de los aceites

Tanto en Sumeria como en Babilonia el comercio de los aceites esenciales fue un importante mercado. También la medicina tradicional china ha utilizado este conocimiento ampliamente. En la Grecia clásica se utilizaban para el cuerpo, la ropa y los alimentos. 

Hipócrates estableció su Juramento hipocrático basado en la tradición curativa de Esculapio o Asclepio (en la mitología era hijo de Apolo, el diós de la salud, al que se le erigieron trescientos templos de salud con vasijas en las que se quemaban inciensos.

John William WaterhouseUn niño enfermo traído al templo de Esculapio (A Sick Child brought into the Temple of Aesculapius, 1877).

Escultura del siglo ii a. C. de Asclepio, hallada en la colonia griega de EmporionGerona.5​

Quinok – Trabajo propio

Asklepios. Escultura griega encontrada en el yacimiento arqueológico de Ampurias, Girona, España.

  • CC BY-SA 3.0
  • File:Ampurias4657.jpg
  • Creado el: 12 de abril de 2012

La aromaterapia escrita | Tratados y libros

Se conocen infinidad de obras de aromaterapia. De los más relevantes, encontramos el de Teofrasto con su tratado “Relativo a los olores”. Teofrasto fue considerado el primer aromaterapeuta y era de Grecia.

Se cree que la palabra perfume es una referencia al humo del incienso, procedente del latín, perfumuns que significa “a través del humo”.

El primer aceite esencial que se obtuvo fue el de rosas durante el siglo X d.c., recuperando los árabes la cultura greco-latina. Fue Avicena, un estudioso de matemáticas, filosofía, astrología y medicina, quier perfeccionó la destilación.

CUARTO chakra · CARDIACO

La vibración de este aceite se asocia con los sentimientos de amor, bondad y compasión.
Está indicado cuando hay desequilibrio en la capacidad de sentir amor, amistad, buenos deseos, benevolencia, dulzura, paz y deseos de bienestar y felicidad para los demás.
Un siglo después se descubrió el agua de lavanda.

Una monja alemana, Hildegard von Bingen en su tratado sobre herboristería reunió información sobre las hierbas aromáticas incluida la lavanda. 

La aromaterapia fue clave para combatir epidemias como la peste negra.

Paracelso (Médico y alquimista) siglo XVI

Considerado padre de la toxicología por la célebre idea de solo la dosis hace al veneno. Místico, astrólogo, alquimista y medico, adelantado a su tiempo, tuvo un papel clave durante la peste negra.

Simbolizó la ruptura con el método galénico, y funda las bases de la química moderna. Cuando llegaron enfermedades como la sífilis que él propuso tratarla con vapores de mercurio. Se descubrieron los principios alquímicos como una nueva forma de curación con mercurio, sal y azufre.

Durante la peste negra se quemaban inciensos resinosos para la desinfección de los lugares, utilizando resinas de pino, ciprés y cedro en las calles y en las habitaciones de los enfermos, también en hospitales. El aval era que los perfumistas no se contagiaban y estaban realizando los inciensos. Posteriormente se pudo demostrar científicamente esta acción antibacteriana de los aceites esenciales.

A partir del siglo XVII, los científicos descubrieron la manera de aplicar los conocimientos químicos a la medicina. Los productos sintéticos reemplazaron a los naturales. La química era más rápida en los procesos de curación, aunque se seguían utilizando plantas como base de los medicamentos.

A principios del siglo XX vuelven a adquirir importancia las esencias por la labor del químico francés Rene M. Gottefosse, considerado el padre de la aromaterapia. Demostró que la piel puede absorber sustancias grasas que tienen una estructura molecular muy pequeña. Este es el caso de los aceites esenciales que pueden penetrar en la piel hasta un 14 por ciento de su composición.

En 1928 tuvo un accidente en su laboratorio. Se quemó la mano. La sumergió en lavanda pura y su curación fue tan rápida que comenzó a estudiar los aceites esenciales y sus efectos en el sistema nervioso.

M. Godissart fundó una clínica aromaterapéutica en 1938 en Los Ángeles. Curaron gangrena, cáncer de piel y úlceras faciales.

Jean Valnet, médico francés y presidente de la Societe française de Phytotraphie, contribuyó a darle un lugar a la aromaterapia en los medios científicos. Durante la segunda guerra mundial pudo comprobar el enorme potencial de las plantas medicinales. En 1964 publicó Aromatherapia. Describía los casos en los que tenía éxito, testimonios de pacientes. La edición inglesa fue en 1982 con el título Practice of the Aromatherapy.

La primera clínica fundada en Londres fue gracias a Marguerite Maury, pionera de la aromaterapia holística. Se basaba en el masaje oriental, dirigiéndose primero a la cosmética y después a la terapia con aromas. Esta divulgación comenzó en Estados Unidos.

Las esencias una vez en el interior del cuerpo oxigenan las células, mejoran y fortalecen el sistema inmunológico, alivian dolores y malestares físicos, potenciando la recuperación psicológica para los traumas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.