Las claves para vivir en la abundancia, probablemente no tienen tanto que ver con el objetivo de conseguir dinero.
Sensaciones
Sensaciones

El tema de la abundancia ha sido tratado y estudiado por muchas de las filosofías que conocemos, desde de alguna de las más antiguas como la taoísta o las de pensadores griegos como Platón y Aristóteles,o teóricos posteriores de todos los tiempos.

¿QUÉ ES LA ABUNDANCIA?

La abundancia se manifiesta como un resultado producido por el estilo de nuestros pensamientos, actitudes y emociones.

Nuestras acciones o respuestas ante las situaciones cotidianas son los ingredientes que se colocan durante el proceso que hace funcionar esta ecuación.

Las leyes universales están inevitablemente conectadas

Una de las premisas en las que se asienta la abundancia es que “lo que damos lo recibimos y multiplicado”. Por tanto, si queremos recibir cierto tipo de abundancia, tendríamos que empezar por dar, pero sin expectativas. Entregar sin esperar nada a cambio permite que la ley de causa y efecto fluya. La ley del boomerang, como también se suele llamar bloquea el recibimiento energético positivo cuando detecta este interés consciente o inconsciente, atrayendo la manifestación del efecto contrario, la escasez o la carencia.

Momentos – En el crucero

El concepto de abundancia es subjetivo

Y tiene mucho que ver con nuestras creencias internas. Así pues, lo que para un@s es abundancia, para otr@s puede ser todo lo contrario. Aquí entra en escena nuestra escala de valores.

Cada un@ tenemos un acercamiento distinto a una parte de la conciencia que nos coloca en una visión de la realidad alterada.

Nuestra posición en una habitación o cualquier otro espacio influye en la visión que decidimos adquirir que se ve condicionada por esa percepción. Algun@s podemos pensar que el mundo está hecho un desastre mientras que otr@s diremos que no es para tanto. La diferencia radica en la perspectiva de visión.
man person people emotions
Photo by Gratisography on Pexels.com

La capacidad de saltar obstáculos para conseguir mantenerse enfocad@ es indispensable que se ponga en acción o entrenarla, pues su oxidación o desuso influye en la limitación de la abundancia.

Si nos centramos en vivir en la escasez, el miedo y la inseguridad dominarán nuestras vidas. Actitudes como la obsesión por gastar lo menos posible, o pensamientos convertidos en un mantra, como el de guardar para el futuro, nos hará temerosos y controladores.

En este caso vamos por el camino de la carencia y la pobreza vital. Seremos esclavos de nuestras fobias y crecerán nuestros apegos. Esta situación entra en conflicto con la ley del ritmo y de la vibración. Bloquea el estado natural de todas las cosas que deberían fluir.

Quizás el concepto de abundancia también ha sido víctima de modas. Nuestro entorno, movido por influencias culturales ha salpicado a nuestras creencias internas. Sin apenas meditarlo, hemos caido en las redes de la inconsciencia y el automatismo que nos programó para ser carentes y no abundantes.

Ascendiendo – Miradas de la India | Conseguir imagen en Shutterstock

En definitiva, el ideal de abundancia ha ido pasando por diferentes estadios, dependiendo de la época que nos haya tocado vivir. La presencia de la abundancia o su ausencia es algo que hemos entendido de diferente manera según nuestra educación y nuestro entorno. Esto ha provocado que nuestra escala de valores altere el lugar que ocupan nuestros intereses.

El universo es mental (Principio de mentalismo)

Tres iniciados – El kybalion

Si creamos desde la inseguridad o el miedo, el rencor, la ira, la crítica,… la lista se puede alargar mucho; estaremos viviendo en la carencia, no en la abundancia.

ABUNDANCIA Y ÉXITO

Integridad, constancia, autenticidad, lealtad, sinceridad, seguir el camino de tu corazón… son claves que nos ayudan a tener una vida de abundancia. La abundancia puede ir acompañada o no de la posesión de dinero, fama o poder. Como contrapartida, cualquiera de estas situaciones pueden ser compatibles con vivir el sentimiento o la percepción de que se disfruta de una vida abundante.

Obra plástica “Positiva” de Joana Martos Latorre

El sentido de abundancia va más en la línea de las personas que se han conectado con un propósito vital. Esas que dicen sentir cual es su lugar en el mundo. Este encuentro les lleva a la plenitud y la paz que van juntas, caminando de la mano y en sintonía con el universo. Quizás transitan un proceso incierto con sorpresas y, generalmente, ausente de control.

Aunque parezca muy místico, se ha demostrado que las personas que encuentran este propósito, siempre que sea auténtico y no fingido, alargan su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.